finca la coruja

Premios Rancios al Peor Anuncio Alimentario de la Historia

La asociación VSF (Justicia Alimentaria Global) ha puesto en marcha los Premios Rancios al Peor Anuncio Alimentario de la Historia, premio enmarcado en la Campaña Mentira Podrida que hace referencia a los reclamos publicitarios que emplea la industria alimentaria para captar la atención de los consumidores, haciéndonos creer que los productos que adquirimos poseen determinadas propiedades que en realidad no tienen.

VSF es una asociación cuyo objetivo es cambiar el sistema agroalimentario actual por oprimir, marginar y expulsar a las comunidades rurales y la destrucción del medio ambiente. Su meta es alcanzar la soberanía alimentaria, es decir, la facultad de que un pueblo pueda definir sus propias políticas agrarias y alimentarias acordes al desarrollo sostenible y a la seguridad alimentaria. La asociación persigue generar conciencia solidaria para lograr la transformación social.

Volviendo a los Premios Rancios 2015 al Peor Anuncio Alimentario de la Historia, Justicia Alimentaria Global habla de cada ‘mentira alimentaria’ y nos invita a descubrir cómo las empresas de alimentación nos engañan. A continuación os transcribimos esos mensajes o slogans antes citados que son los más utilizados y la descriptiva de cómo deberían ser utilizados:

Natural

El uso del reclamo Natural es muy utilizado por las marcas por el atractivo del concepto y por tratarse de un término que no está regulado.

Enriquecido

Es muy común anunciar un producto como Enriquecido con un ingrediente cuando en realidad, la cantidad de éste es ridícula.

Artesano

La producción artesanal está regulada. El uso de la palabra Artesano refiriéndose a productos que no lo son es tan ilegal como común.

Sano

El término Sano sólo debería ser utilizado como reclamo publicitario si va acompañado de una declaración de propiedades saludables.

Milagrosas

Alimentos que basan su publicidad en reclamos de salud, los llaman alimentos funcionales y tienen propiedades Milagrosas.

Tradicionales

Los alimentos catalogados como Tradicionales están estrictamente regulados. En el Estado español sólo hay cuatro, el resto son falsos.

Casero

La palabra Casero debería reservarse para la producción alimentaria a pequeña escala y venta local. Este término no está regulado.

0%

0% puede referirse a cualquier cosa, no sólo está vacío de contenido sino también exento de normativas. Un engaño perverso.

Light

Un producto Light no es garantía de saludable, simplemente es un 30% menos calórico que el producto original.

Faltan más mensajes que podrían considerarse fraudulentos, ya que no se corresponden con el producto, pero los citados son los más utilizados. Sobre los reclamos publicitarios a los que recurre la industria según VSF, podéis conocer más detalles a través deeste Pdf.

La asociación ha realizado una selección de finalistas que optan a ganar el premio, e invita a los internautas a votar por el spot que consideren que dice más mentiras, los nominados a los Premios Rancios son los siguientes:

Spot PULEVA Omega 3 con nueces
Spot Pan Bimbo Natural 100%, con Eduard Punset 2013
Caldo Casero con Pedro Piqueras
El Pozo. Jamón Artesano All Natural
La Vaca que Ríe Light – Nuevo spot
Campofrio Sanissimo comercial

A través de la campaña “Mentira Podrida”, VSF Justicia Alimentaria Global ha analizado la publicidad relacionada con la alimentación, los efectos que tiene en el consumidor, las estrategias que lleva a cabo la industria alimentaria para inducir a la compra de los productos, hasta qué punto son ilícitas, cómo pueden confundirnos, etc. Es una lucha contra la publicidad engañosa, esa que contiene afirmaciones u omisiones explícitas o implícitas que es posible que dirijan mal a un consumidor a la hora de realizar una compra.

Así que ya lo sabéis, si os apetece participar y votar por el spot que consideráis el peor anuncio alimentario de la historia, podéis acceder a este enlace. Para más información sobre la campaña os recomendamos visitar la página web de VSF.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.