finca la coruja

A Nahuel (Encarcelado En La ‘Operación Ice’) Le Impiden Mantener Su Dieta Vegana En Prisión, Carta Solidaria para enviar al “director” de la prisión

0129A Nahuel, preso en la cárcel de Navalcarnero, se el están vulnerando sus derechos fundamentales al impedirle desde esa prisión una alimentación adecuada a su dieta. Desde su ingreso en prisión no ha tenido acceso a una alimentación vegana, pese a las solicitudes realizadas. Esta situación es antijurídica, puesto que el Reglamento Penitenciario establece que a todxs lxs presxs se les ha de suministrar una alimentación acorde con sus creencias ideológicas. Por ello, familiares y amigos han redactado la carta para que quienes deseen ayudar a Nahuel, la puedan firmar y enviarla a dirección que aparece en la misma.

Sr. Director del Centro Penitenciario de Navalcarnero
Centro Penitenciario Madrid IV
Ctra. N-V, km. 27,7
28600 Navalcarnero (Madrid)

A la Atención del señor Director del Centro Penitenciario Madrid IV-Navalcarnero

Le escribo en relación a una noticia que he conocido recientemente y que ha suscitado mi preocupación. Se trata del interno Jose Manuel Bustamante Vergara, el cual está viendo dificultada la satisfacción de su necesidad básica de alimento al no serle facilitada una dieta vegana, acorde a sus firmes convicciones personales y éticas.

El veganismo es una actitud de respeto hacia los animales. Consiste en un firme posicionamiento ético que se asienta en la convicción de que los animales, al tener un sistema nervioso central muy similar al de los humanos, por lo que pueden sentir el dolor y el sufrimiento, son merecedores de respeto y consideración moral. En consecuencia, las personas veganas deciden de manera consciente dejar de consumir cualquier producto derivado de la muerte o explotación de los animales.

El artículo 226.1 del Reglamento Penitenciario establece que “en todos los Centros penitenciarios se proporcionará a los internos una alimentación convenientemente preparada, que debe responder a las exigencias dietéticas de la población penitenciaria y a las especificidades de edad, salud, trabajo, clima, costumbres y, en la medida de lo posible, convicciones personales y religiosas”. Si consideramos que el veganismo es una “convicción personal” (que, sin duda, lo es), veríamos reconocido su derecho a recibir una alimentación acorde a la misma.

Al no permitir a José Manuel Bustamante Vergara desarrollar sus convicciones morales y éticas, se está incumpliendo asimismo el articulo 25.2 de la Constitución española, que reconoce el derecho de cualquier recluso a poder desarrollarse íntegramente como persona, y con ello se está vulnerando el derecho fundamental de dicho recluso al libre desarrollo de su personalidad (art. 10 CE) y a la integridad moral (art. 15 CE). Al mismo tiempo, al imponerle constantemente una dieta con derivados animales se le está infligiendo un trato degradante según sus creencias.

Si uno accede a la web de Instituciones Penitenciarias (http://www.institucionpenitenciaria.es/) encontrará que en el apartado que describe las infraestructuras y equipamientos de las prisiones consta que “se elaboran cuatro tipo de dietas”, encontrándose entre ellas “una dieta vegetariana”, por lo que parece que la Administración Penitenciaria reconoce expresamente este derecho a los internos que opten por ella, por lo que nada debe impedir que los internos que requieran de una dieta vegana también pueda acceder a ella en igualdad de condiciones que la de cualquier otro interno que requiera cualquier otra tipo de comida acorde a sus convicciones.

Entiendo que acorde a la legalidad, la Administración Penitenciaria se encuentra en la obligación de proporcionarle la dieta solicitada y confío en que usted tomará todas las medidas oportunas para lograr dicho fin.

Estoy seguro de que usted hará todo lo posible por revertir la situación a fin de proteger los derechos que asisten al Sr. Bustamente.

Atentamente,

Campaña por el derecho de las personas presas a recibir una alimentación vegana

¿Qué ocurre cuando una persona vegana, que no consume ningún producto de origen animal, se encuentra presa? ¿Se respetan sus creencias? A priori, cabría pensar que sí, puesto que el artículo 266.1 del Reglamento Penitenciario establece que la Administración “debe responder a las exigencias dietéticas de la población penitenciaria […] y, en la medida de lo posible, convicciones personales y religiosas”. Si consideramos que el veganismo es una “convicción personal” (que, sin duda, lo es), veríamos, en consecuencia, reconocido su derecho a recibir una alimentación acorde a la misma.

Inmates sit down for lunch in a cafeteria at Maine State Prison Tuesday, April 10, 2007. Opened February 2002 in Warren, Maine, the prison is reaching maximum occupancy,putting a strain on prison staff. (Bangor Daily News/John Clarke Russ)

Sin embargo, el pasado día 4 de noviembre la Brigada Provincial de Información de Madrid de la Policía Nacional detuvo a seis personas de entre 19 y 25 años por pertenencia a una presunta organización terrorista denominada Straight Edge Madrid y desde esa fecha Juan Manuel Bustamante Vergara (que es vegano) se encuentra privado de libertad, pudiendo consumir únicamente pan, fruta y el ocasional plato de arroz blanco.

Lógicamente, esta situación está ocasionando un serio perjuicio para su estado de salud. Por ello, sus amigas/os y familiares, que se encuentran muy preocupados/as, han iniciado una campaña para reclamar que todos los centros penitenciarios no solo deberían dar la opción de acceder a una dieta de carácter vegano a las personas presas que así lo deseen, sino que además pongan a disposición en sus economatos productos que puedan complementar su dieta.

La campaña consiste en enviar una carta al Director del Centro Penitenciario Madrid IV (Navalcarnero) solicitando el reconocimiento de este derecho para Juan Manuel. Puedes encontrar un modelo de dicho escrito en los siguientes enlaces: www.leganimal.com/blog/?p=602 y www.tokata.info/a-nahuel-encarcelado-en-la-operacion-ice-le-impiden-mantener-su-dieta-vegana-en-prision-solidaridad/

Confíamos en que, con tu ayuda, Juan Manuel Bustamente pueda empezar a percibir una alimentación acorde con sus principios y convicciones personales. Gracias de antemano.

Este caso recuerda al de otrxs compas de otros países que han tenido que llevar a cabo huelgas de hambre y otras movilizaciones durísimas en el talego para lograr obtener una dieta vegana .Podemos mencionar al compa estadounidense Eric McDavid (ya en libertad, por suerte), al compa, en su día, Braulio Durán de México (también en libertad) o en un caso actual y de completa vigencia, podemos mencionar las movilizaciones que está llevando a cabo en Turquía el compa Osman Evcan, para lograr que se le restituya una dieta vegana normal y que se permita la entrada de alimentos veganos del exterior al talego.

La presión al compa Nahuel es un ejemplo más de esto, una herramienta más del Estado para intentar quebrar la convicción y la voluntad de quienes osan desobedecer sus mandatos. Que no surta efecto, hagamos que la voluntad de Nahuel se fortalezca, y que nuestro hermano sepa que no está solo.

¡Fuerza al compa Nahuel!

¡Hasta tirar abajo el último muro y abrir la última jaula!

Anuncios

Los comentarios están cerrados.