finca la coruja

La República Socialista de Vietnam celebra 42 años de su victoria

“Nada que tenga que ver con la emancipación popular se logra sin sacrificios”, había señalado Ho Chi Minh, y eso se convirtió en una máxima defendida por su pueblo.

JPEG - 84.4 KB
Foto: manhhai 30 de abril de 1975, tropas norvietnamitas en Saigon. © Jacques Pavlovsky/Sygma/Corbis via photopin (license)

La guerra concluyó el 30 de abril de 1975 con el triunfo del pueblo vietnamita sobre los invasores norteamericanos, expulsados luego de su derrota ética y militar. El sueño de Ho Chi Minh, Von Nguyen Giap y tantos otros patriotas, revolucionarios y comunistas se convertía en realidad: Vietnam conquistaba la paz y se reunificaba en una sola y victoriosa nación, ejemplo de lo que se puede lograr con disciplina y convicción de que se está luchando por una causa justa.

Durante la guerra de agresión de la mayor potencia imperial de nuestros tiempos, entre 1959 y 1975, EEUU arrojó casi ocho millones de toneladas de explosivos, triplicando los usados en la Segunda Guerra Mundial, y destruyó más de tres mil escuelas, 15 centros universitarios y diez hospitales. Participaron 2,5 millones de soldados imperialistas, de los cuales unos 58 mil fallecieron y más de cinco millones de hombres, mujeres y niños vietnamitas fueron asesinados.

EEUU usó el agente naranja como arma química entre los años 1961 y 1971, rociando unos 70 millones de litros, con lo cual destruyó grandes extensiones de selva, por lo que su impacto sobre el medio ambiente fue enorme, y más de 400 mil personas fueron asesinadas o mutiladas, unos 500 mil niños nacieron con defectos, y un millón de personas quedaron discapacitadas o sufrieron serios problemas de salud. Aún hoy, unos tres millones de adultos y niños sufren escalofriantes enfermedades causadas por el herbicida y defoliante.

Entre ellas están: deformaciones severas, daños cerebrales y físicos, defectos congénitos y multitud de tipos de cánceres diferentes. Sin embargo, EEUU, hasta la fecha, se ha negado a compensar a las víctimas.

Al caer Saigón (actualmente ciudad Ho Chi Minh), los últimos infantes de marina, previo explotar e inutilizar las instalaciones de la embajada yanqui, subieron a un Boeing CH-47 con los agentes de la CIA y huyeron.

Pese a las promesas de EEUU a los funcionarios y criminales de los gobiernos que durante años apoyó y sostuvo la Casa Blanca, a muchos no los evacuaron y en cambio sus manos y brazos fueron quebrados por los culatazos de los marines para bajarlos violentamente de sus helicópteros.

Mientras, “soldados casi adolescentes, con cascos tipo colonial hechos con fibras vegetales, camisolas de color verde y sandalias Ho Chi Minh fabricadas con caucho de neumáticos, y armados con fusiles chinos de asalto AK47, entraron al Palacio Presidencial” e izaron la bandera de la liberación. Saigón había caído y cientos de banderas rojas flameaban altivas. Con el triunfo, los tugurios donde reinaban el juego, la prostitución y el tráfico de drogas fueron cerrados.

“Nada que tenga que ver con la emancipación popular se logra sin sacrificios”, había señalado Ho Chi Minh, y eso se convirtió en una máxima defendida por su pueblo.

Hablar de Vietnam hoy es recordar una de las grandes proezas de la historia contemporánea. La de la tenacidad, confianza en las ideas y lucha durante décadas, para quitarse de encima las distintas facetas de la injerencia imperialista. Es la peor derrota sufrida por el imperialismo yanqui, junto con la de Playa Girón, a manos del pueblo cubano.

Los logros de la nación han sido indetenibles pese a la enorme destrucción en que quedó el país tras la derrota de los invasores. Las tropas norteamericanas habían bombardeado indiscriminadamente fábricas, edificios de viviendas, puentes y destruyeron casi toda la infraestructura.

Su gobierno ha seguido al pie de la letra el pensamiento del líder Ho Chi Minh cuando afirmó: “Seremos como el pino y el ciprés, para ellos la tormenta es una oportunidad de mostrar su fuerza y estabilidad”. La revista The Economist indicó que la cifra básica que describe la situación en la economía de Vietnam es un 6% de crecimiento anual desde el año 1990.

Tiene el segundo índice más alto de crecimiento constante en el mundo, después de China. El gasto público en educación, se ubica muy por encima de las cifras medias para el mundo con aproximadamente el 20% del Producto Interno Bruto anual. En una clasificación educacional para las ciencias y las matemáticas, efectuada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, ocupó el 12 lugar, mientras que EEUU quedó en el puesto 28.

Sacó de la miseria en menos de 20 años a más de 25 millones de personas. El desempleo es uno de los más bajos del mundo. Actualmente la esperanza de vida es de 72 años, una de las más altas de la región.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, tras su llegada a Hanói, el 31 de agosto de 2015 expresó: “La República Socialista de Vietnam simboliza la victoria de los pueblos ante el imperialismo”, “desde el punto de vista espiritual, somos pueblos rebeldes, somos pueblos orgullosos de nuestra historia”.

Al comparar la situación actual del territorio vietnamita con la de Venezuela, elogió su independencia política con lo que consiguió su crecimiento económico y tecnológico, y expresó su admiración por el desarrollo logrado y lo consideró como “salir de las cenizas para construir su propio modelo”.

Como decía Ho Chi Minh, fundador del Partido Comunista de Vietnam es necesario “marchar con pies propios, pensar con cabeza propia”.

El camino de la paz es el camino del perdón y la reconciliación, por ello, a pesar de los crímenes de los invasores imperialistas, la normalización de las relaciones diplomáticas entre EEUU y Vietnam tuvo lugar el 11 de julio de 1995.

El Partido Comunista de Vietnam es el guía político de la sociedad vietnamita y forma parte del Frente de la Patria de Vietnam.

Felicitamos al heroico pueblo vietnamita y expresamos nuestra alegría y esperanza, porque su experiencia demostró al mundo, que un pueblo pequeño sí es capaz de derrotar al imperio más poderoso militar y económicamente, porque, como dijera Martí: “Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra”.

Videos

https://www.youtube.com/watch?v=IeC…
https://www.youtube.com/watch?v=kkg…
https://www.youtube.com/watch?v=u8b…

Fuentes

http://www.telam.com.ar/notas/20150…
http://www.bbc.com/mundo/noticias/2…
https://www.eacnur.org/blog/10-cons…
http://www.hispantv.com/noticias/as…
http://www.cubainformacion.tv/index…
http://www.resumenlatinoamericano.o…
https://es.wikipedia.org/wiki/Parti…

Anuncios

Los comentarios están cerrados.